Volviendo a los inicios… (11/11)

No sé dónde estás… No sé lo que haces, piensas o sientes… Sólo sé que todavía no has aparecido en mi camino, que no estás en mi entorno, que sigues perdido…
Deseo encontrarte sin necesidad de buscarte, que me hagas pensar “es él” sin proponérmelo, que consigas que maldiga mi armadura por no ser capaz de inmunizarme contra las flechas de Cupido…
Ansío sentir desenfreno, locura, desesperación, subidas y bajadas de estómago, idas y venidas de cerebro… En definitiva: AMOR…
Quiero que seas único… Quiero ser única… El resto de mis aspiraciones llegarán contigo.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 1 Comentario

En el cenagal de mierda llamado vida… (01/11)

Ojalá lloviese más;
ojalá pudiera esa misma lluvia ayudarme a disimular la sal que recorre mis mejillas;
ojalá mis mejillas no tuvieran que dirigirse hacia el suelo cada vez que te veo;
ojalá no tuviera que volver a verte nunca…

¿Crees que es gracioso?
¿Crees que es fácil mantenerme callada mientras escucho cómo tergiversas la historia?
¿Crees que cumples a la perfección el papel de superhéroe?

Pues te equivocas,
y maldigo tus equivocaciones porque me hacen daño,
porque me hacen recordar momentos oscuros,
porque me obligan a acurrucarme en el rincón más oculto…

El pasado es un presente muy distinto.
El amor es ahora una daga envenenada que me clavas a cada mirada…
El rencor no me consuela pero me da fortaleza. ¡Preferiría que me ayudase tu ausencia!

¡Ay, Gretel! Ojalá lloviese más para ayudarte a disumular cuanto has llorado…

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 1 Comentario

Demasiado largo para un estado… (09/10)

Caminando bajo la lluvia, tratado de averiguar qué es lo que quiero y lo que siento… Hacia quién, hacia quiénes…
Pretendiendo borrar el pasado y rescribir el futuro, aunque todavía con el miedo suficiente como para hacer planes.
Negándome y asintiéndome, avanzando un paso y retrocediendo catorce…
Zarpando hacia nuevos horizontes con el ancla aún suelta en el puerto, ¡pero qué le voy a hacer si ésta pesa tanto como la experiencia!
Desvelando secretos a voces, bien porque callo y se me nota, bien porque digo e interpretas o porque provocas y caigo casi gustosamente en tus trampas.
Mandando mensajes en inglés en vez de en castellano porque, absurdamente, me da menos vergüenza… ¡como si no pudieras traducirlo sin torpeza!
Descubriendo que el problema sigue siendo querer decir sí y no al mismo tiempo, que mi cabeza está hecha un lío, que me encuentro muy bien sola pero añoro compañía… tu compañía…
Ansiando eliminar a un brujo innombrable del órgano que hay bajo mi esternón porque ya no está en mis pensamientos; queriendo a la par sacarte a ti de mi cabeza para que no puedas profundizar hasta el corazón.
Y, tras tanta parrafada, ya no sé ni qué decir ni a qué contestar. La tormenta me susurra que soy patética y que debo dejar de hablar.

Gaherrsa…
Publicado en Pensamientos | 2 comentarios

Francamente, me alegro… (05/09)

Me alegra poder decir que ya no me quitas el sueño,
que ya no eres el dueño de mis suspiros,
que ya no es a ti al que compongo versos,
que mi vida tiene otro fin que no es cumplir tus deseos.
Estoy plenamente feliz de haber avanzado, digievolucionado o como quieras llamarlo, pues lo que parecía imposible se ha cumplido: estás en el olvido.
Estoy contenta por mí, porque me lo merecía, porque debía dejar de preocuparme por aquéllo que tú querías. Ahora pienso en mí, en mí y… en mí, que es lo que debería haber hecho hace tantísimo tiempo.
¡Éste es mi momento! Y, francamente, me alegro…

Gaherrsa…
Publicado en Pensamientos | 2 comentarios

¡¡Gritemos…!! (17/06)

Gritemos hasta que la rabia salga hecha una furia de nuestras gargantas, hasta que el cielo se torne negro y las tempestades teman nuestros nombres.
Gritemos hasta que el eco sea infinito y en la tierra sólo se óiga nuestro reclamo, hasta que la humanidad sepa quiénes somos y que, aunque nos duela, también somos parte de ella.
Gritemos hasta que nuestras almas sientan que son algo más que basura y que merecen ser amadas, hasta que el mundo se entere por fin de que valemos la pena y de que vamos a hacer la luna nuestra.
¡Sí! Gritemos y luchemos, pues en nuestra mano está poner de rodillas a todo aquel que nos creía muertos.

Gaherrsa…
Publicado en Pensamientos | 1 Comentario

Deberíamos parar… (09/05)

No me arrepiento de muchas cosas en mi vida… Creo que ésta siempre ha sido lo suficientemente tranquila y sobreprotegida como para querer hacer mil y un tachones en mi expediente.
Por ello, pocas veces me he arriesgado. Algunas he salido triunfante y en otras… bueno, digamos que la derrota aún permanece clavada al fondo de mi memoria.
Creo que ese es el problema, considerar los errores como derrotas y no como unas cuantas experiencias más. Pero es lógico verlo así cuando te has estado esforzando tanto en algo durante tanto tiempo y todo para no conseguir absolutamente nada más que un puñado de sueños rotos.
Me da rabia que amar sea una de las cosas más maravillosas de la vida y que al final uno acabe cerrándose a ello por culpa de otros que no supieron valoran lo que tenían en sus manos. Así que no es de haber querido a alguien de lo que me arrepiento, sino de negarme a mí misma la posibilidad de volverlo a intentar.
Éste es uno de esos momentos agridulces en que la vida te da un tortazo en una mejilla y un beso en la otra… Quizá sea demasiado pronto todavía, que la confianza debe ser conquistada con pasos firmes y sinceros, no lo sé… ¡qué terrible es querer correr cuando en realidad deberíamos parar!

Gaherrsa…
Publicado en Pensamientos | 2 comentarios

Síndrome de abstinencia… (01/05)

La terapia es no saber nada; no ver, no oír, no hacer nada que pueda resucitar a la chica que murió hace casi un mes. Así y sólo así podremos mantener bien cerradita esa caja de Pandora con el mayor número posible de candados que tengamos a nuestra disposición.

Es curioso… el tiempo pasa más deprisa ahora. Antes los segundos caían a cuentagotas si bien, en la actualidad, es como si el reloj hubiese pegado un súbito acelerón. Pero no he de quedarme atrás en esta carrera. Debo ir a por todas, llegar la primera a la meta, vencer, derrotar… no a nadie en particular, sino a los demonios que me he propuesto dejar atrás.

Hace poco parecía difícil volver a los inicios; hoy se hace pesado seguir caminando sin divisar el destino. Mas pronto, muy pronto aparecerá la primera bifurcación. ¿Será difícil escoger un sendero? Sí, sin duda alguna nos atormentará acoger en nuestro cerebro la posibilidad de un nuevo fracaso, pero al menos ahora sabemos que sí es posible empezar de nuevo, que el síndrome de abstinencia se pasa con algo de tiempo, que el mundo, nuestro mundo, es eso: nuestro. De proponérnoslo, el pasado no valdrá más que cero.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 2 comentarios

Mejorando… (26/04)

Sí, lo reconozco… los cambios radicales pueden ser a mejor. Todo es cuestión de probabilidades pues a veces decir “sí” o “no” puede salvarte la vida o romperte el corazón. Hay que plantarse y pensar por una vez qué es lo mejor para uno mismo, si realmente empezar de cero es algo tan catastrófico. Mi respuesta es que no, que las calamidades pueden ser otras pero nunca dar pasos que te lleven a encontrarte a ti mismo desde el principio.

Quizá hayas estado malgastando semanas siendo una cáscara de nuez a la deriva, todo para que, tras salir de aquel oscuro túnel en el que te hallabas, puedas decir que tu “yo” sin la persona a la que idolatrabas es una versión mejorada del “yo” junto a ella.

Ya no es necesario que ninguna pitonisa o ningún alma caritativa intente leerte el futuro porque en el fondo sabes que, pase lo que pase, todo irá bien.

Sois tú y tus circunstancias; tú dependiendo de ti mismo. La culpa del fracaso sería exclusivamente tuya, pero no hay nada mejor que saborear un victoria conseguida a base de esfuerzo propio, ¡y sabe Dios que hay muchas más ocasiones de que esto último suceda que lo anterior!

La suerte es para los principiantes. Tu arma ahora es la experiencia y la gran ventaja es que sabes sacar partido de ella. ¡Aprevechémosla entonces!

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 2 comentarios

“Y SIMPLEMENTE la cuestión es seguir hacia delante…” (18/04)

Haciendo todo lo que me dijiste,
superando lo impensable,
dejando que mi mente vuele lejos,
lejos de los recuerdos que restan de ti.

Esperando sin buscar,
aguardando por lo mejor,
por los atisbos de un universo nuevo
que sé que está por llegar.

Sonriendo con ganas,
aguantando tu ausencia,
riéndome de la vida,
de cómo todo sigue
aunque tú no estés cerca.

Mirando horizontes,
alejándome de tu vista,
parpadeando con sorpresa
cuando no he pensado en ti en todo el día.

Acostumbrándome a no llamarte,
acomodándome en el no quererte,
olvidándome de añorarte
y de llamarte “amor”
y de apodarte “cielo”
y de bajar al infierno
cada vez que no me miras.

Me ha costado, es cierto,
varias semanas y muchas lágrimas.
Pero me he vuelto fuerte
y ahora estoy feliz,
feliz de contar con gente
que está ahí para mí.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 2 comentarios

En pijama… (09/04)

Me levanté esta mañana sin legañas en los ojos. ¿Por qué? Porque para dos minutos que habían descansado, mis ojos estaban tan agotados que les daba pereza hasta formarlas.

Seguidamente andé hasta la cocina y vi que mi madre me había dejado el desayuno preparado junto a una nota en la que ponía: “¡¡DESAYUNA!!”. Pese a eso, guardé las magdalenas en el armario (sin probarlas, por supuesto) y, por no hacer un feo todavía mayor, decidí tomarme el tazón de leche (el cual, hablando de todo un poco, estaba helado).

Luego me fui al ordenador, algo que he estado haciendo a lo largo de toda la noche, por si acaso un milagro hubiese sucedido y tuviese alguna buena noticia esperándome en la bandeja de entrada de Hotmail, Tuenti, Yahoo, Gmail… ¡qué se yo! El caso es que nada, ni una letra, ni unos puntos suspensivos… ¿Lo que viene a ser nada? Pues eso: nada.

Así que me fui al baño y me miré en el espejo. “Venga, Gabri, vamos a lavarnos la cara” me dije. Llené de agua mis manos y las estrellé contra mi cara. Lo mismo hice otro par de veces más mientras el agua se mezclaba con algo salado en mis pestañas hasta que me decidí a coger la toalla. Mientras me secaba empecé mentalmente a darles la razón a mis padres cuando decían que yo había adelgazado otra vez. Y es que es cierto que mi reflejo lleva una semana menguándose en cuanto a grosor, pero es lógico cuando una no hace más que deshidratarse a lo largo del día.

El caso es que, mientras hago la cama, empiezo a pensar que, ya que hoy no llueve y hace buen tiempo, quizá vaya siendo hora de ir a dar un paseo. Empiezo a pensar en mis sitios favoritos de Madrid y los voy descartando uno a uno por el mismo motivo: todos me traen recuerdos que, a día de hoy, me siguen doliendo. Por ello, volví a deshacer la cama y me metí nuevamente en ella hasta que llegó mi padre a casa y me dijo: “¿pero qué haces todavía durmiendo?”. Lo cierto era que tampoco esta vez estaba durmiendo, pero la gente tiende a pensar que es así una vez que estás tumbado sobre el colchón…

La cuestión es que me levanté de nuevo, fui directa al ordenador a repetir el mismo proceso que antes con idénticos resultados y dejé que las horas pasasen mientras le daba una y otra vez al botón de “Inicio” del Tuenti. ¿Para que? Pues para exactamente lo mismo: nada.

Ahora son las siete de la tarde, sigo con el pijama y en las mismas condiciones que hace 24 horas…

Creo que empiezo a darme asco…

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Como agua de mayo… (03/04)

Quizá mi destino no sea más que convertirme en un recuerdo con el paso del tiempo; puede que todo lo que me espera no sea más que ser dejada atrás; es posible que todo lo que llevo hecho hasta ahora y todo lo que me queda por hacer a tu lado no sirva de nada cuando quieras convertirlo en pasado; muy probablemente pensar en mí dentro de unos años no suponga más que estampar un bostezo contra un cristal…

Pero hoy por hoy no quiero centrarme en eso. Tú eres mi vida, y si “la vida son dos días”, entonces quiero que ambos sean a tu lado, mano a mano, corazón con corazón. ¿Que por qué? Porque mi masaje cardiorespiratorio, aquello que me ha resucitado de un mundo sin color, han sido los besos que me has regalado tú.

Añoro tu esencia y tu presencia cuando no estás cerca. Sólo puedo aguardar con paciencia al momento en que se acabe mi espera y pueda verte otra vez, rozar tu piel y susurarle a tu oído que no soy nada sin ti.

¡Te extraño! como agua de mayo te extraño y te ansío a mi lado. ¿Qué hacer para que mis ojos te avisten antes en mi horizonte?

Lo que deseo es un “te quiero” saliendo de tus labios y desde el fondo de tu corazón. ¿No me lo dirán aun sabiendo que incluso cuando duermo te echo de menos?

Pero, aun así, yo te quiero… sea en esta nublada madrugada o en un verano sin ti. La distancia no evitará que te recuerde y que piense en ti donde quiera que estés.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Dentro de poco… (31/03)

Romper tus fotos;
preguntarle al cielo por qué no ha podido ser;
gritarte en busca de la respuesta al motivo por el que no me has querido de la misma manera que yo a ti;
quemar recuerdos mientras se apaga la razón;
llorar en vez de dormir, por mucho que el cuerpo lo pida;
no querer soñar para no despertarme y volver a darme cuenta de que ya no estás conmigo;
notar cómo se difuminan mis destrozados sentimientos mientras caen al vacío;
percibir que todo lo hecho no ha servido de nada;
reírme de mis ojeras cuando me miro al espejo mientras pienso: “¿quién te va a querer a ti?”;
pedir prestado a cualquier extraño un nuevo corazón porque el mío ya no es más que un montón de pedazos que ni laten ni quieren rejuntarse una vez más;
asfixiarme porque mis pulmones ya no tienen ganas ni de respirar;
coger la primera botella de alcohol que encuentre en aquel mueble-bar que jamás he utilizado para intentar ahogar las penas y que ni la borrachera ni la resaca me dejen pensar;
vestirme de luto por un futuro en el que creía y al que no has dejado existir…
¡Todo esto produce tu ausencia!

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Suspiros…

La vida, en realidad, es un cúmulo de suspiros…
Suspiras cuando llueve y tenías un paraguas guardado en la taquilla, o justo cuando el cielo se abre y no tenías con qué evitar empaparte;
Suspiras cuando tienes un mal día a la par que rezas para que el siguiente sea mejor que el anterior;
Suspiras cuando un 5 en una asignatura te sabe a gloria;
Suspiras cuando por unos instantes dejas de ser egoísta y te das cuenta de que hay gente en el mundo que está sufriendo mucho más que tú;
Suspiras cuando estás muy cerca de enfadarte, para ver si así, con un poco de suerte, logras tranquilizarte;
Suspiras cuando has discutido con una persona muy importante en tu vida pero no se ha roto esa relación;
Suspiras cuando te despiertas de una pesadilla y compruebas que todo lo malo que había pasado no ha sucedido en la realidad;
Suspiras cuando te enamoras porque no importa que sea la decimocuarta vez que lo haces, siempre acaba sorprendiéndote que tanto sentimiento te desborde;
Suspiras cuando palpas el otro extremo del colchón y compruebas que la persona a la que más quieres continúa durmiendo a tu lado…
Resumiendo: suspiras cuando todo te sale mal y cuando todo te sale bien. Y, si no, pues por puro aburrimiento, ¿o es que los pulmones no tienen derecho a estar cansados?

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

¿Bien…? (17/02)

“Catastrofista”… Sí, muchas veces me han tildado de serlo y, ¡qué demonios! ¡¡Lo reconozco!! Soy negativa y pesimista hasta la médula. Pero, ¿acaso alguien puede culparme?

El ser humano es, por naturaleza, inconformista. A mí, para más inri, encima habría que añadirme el adjetivo “perfeccionista”. ¡Qué irónico que a uno de los seres más imperfectos del planeta (si no el que más), le dé por jugar a tratar de lograr que todo sea ideal! Sin embargo, como las cosas por lo general no suelen salir nunca como uno lo planea, entonces me resulta mucho más fácil cabrearme. ¿Con el mundo? En absoluto. Yo misma soy el blanco de mis críticas.

Tras tanto tiempo he aprendido con gran sorpresa que el concepto de que algo está “bien” es muy relativo y que oscila entre las perspectivas de los individuos. Por eso, si alguien me dice que lo que tenemos está “bien”, como mínimo espero que se me conceda la oportunidad de enarcar una ceja e iniciar la exposición de mis dudas ante semejante conclusión.

¿Bien? ¿¿Bien?? ¡Cuántas acepciones pueden serle dadas a esas letras! Quizá lo que para ti esté “bien”, para mí está “mal”…

El pasado hace mucho que quedó atrás pero a veces regresa para recordarnos que, igual que ya tropezamos una vez, hoy también podemos volverlo a hacer. Es muy posible que fuese demasiado ilusa al pensar que ya no había peligro y que no pasaba nada por demoler las barreras, mas ya no queda tiempo de volver a construirlas y tristemente hoy acabo de darme cuenta de que lo que creí que estaba “bien”, en verdad consistía en meterme de lleno en un cenagal.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

¿Y qué esperaba…? (31/01)

Me encuentro:
contando segundos, minutos y horas;
contando mentiras que no son piadosas, así como las lágrimas que producen cada una de ellas;
contando los meses que habrán de pasar hasta que mi mundo cambie y aunque tú no lo hagas;
contando las huecas sonrisas, las miradas frustradas y los suspiros vacíos que no solucionarán mis incógnitas;
contando la de estupideces que digo para sacar temas de conversación y la de versos que compongo pero que no consiguen llegar a tu corazón;
contando las bocanadas de aire que se estrellan en mi cara cuando el Metro hace su aparición en la estación;
contando, nada más y nada menos, que cuentos con finales perdidos.
La cuestión es… ¿y qué esperaba?

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Calentando… (02/01)

Salta. El cielo está negro, ¿y qué más da? No es como si pretendieses alcanzar nada.

Ahora corre, corre a gastar cuanta energía te reste hasta que te falte el aliento y ya no puedas ni respirar ni dar un paso más. ¿Estás cansada? ¿Enfadada por las malas noticias? ¿Tienes la mosca tras la oreja porque no entiendes nada y quieres abarcarlo todo?

Puedes preguntar pero, ¿qué te van a contestar? Por eso muévete, deja de ser aquel espantapájaros que la gente se piensa que es lo único a lo que puedes aspirar. ¡Ya sé que te da rabia, que te duele y que te agobia! ¿Te crees que no sé cómo te mata por dentro cada golpe?

Coge un espejo y mírate. Si no te quieres tú, ¿quién te va a querer? Espabila, que la vida son dos días.

¡Basta! Ya va siendo hora de que te levantes y ceses de morder el polvo. Bebe agua y escúchame: a partir de ahora, si te caes será porque te tropieces, no porque nadie te ponga la zancadilla.

¿Ya has tomado aire? Pues entonces: preparada… lista… ¡ya!

Gaherrsa…
Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

¡¡Por mí y por todos mis compañeros…!!

¡Os he echado de menos! No voy a negarlo. Os sigo desde las sombras desde hace casi un año… Un año en el que me ha pasado de todo: bueno, malo y regular; un año en el que he empezado de cero no sé cuántas veces ya; un año en el que lo único que no ha cambiado es que vosotros seguís por el mundo de los blogs y me amenizáis los días, las horas y las tormentas; un año en el que incluso yo os he visto crecer.

Creo que sólo puedo daros la enhorabuena por ser tan GRANDES, por seguir luchando y afrontando cada obstáculo. Utilizando una palabra que me encanta de mi primer lector y amigo Carlos: sois MÁGICOS, así que no quería pasarme por aquí sin decir al menos eso y lo muchísimo que os admiro.

La última vez que anduve por mi blog dejé un “regalo”… Bueno, no sé si esta vez será eso o si llegaréis a leérlo, pero creo que hoy me he decidido a colgar un torrente de pensamientos que han venido a mí los últimos meses. Las próximas entradas van a ser un resumen de mi vida desde hace 11 meses (que se dice pronto), y no se me ocurría un sitio mejor para compartirlo que junto a vosotros.

¡¡¡Un besazo muy fuerte para todos y mucha suerte en todo!!!.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 4 comentarios

¿Regalo?

23/06/2011… Esa es la fecha de la que hasta ahora era mi última entrada para este blog… Creo que posteriormente hice un par de comentarios, si bien quienes han sido el alma de este sitio informático no son otros que vosotros, los que siempre habéis estado ahí. Al volver después de tanto tiempo no sé si sería mejor adjuntar una foto mía  al final de este texto en la que salgo tomándome el desayuno mientras le enseño a la cámara el periódico del día… Pero espero que os conforméis con este churro.

¿Qué decir? Me habéis pedido tantas veces que vuelva por aquí… aunque creo que al final lo que ha podido conmigo ha sido el espíritu navideño tras un año de cambios políticos, elecciones, muerte de líderes africanos, atentados terroristas, supuestos fines de otras bandas… Ha sucedido de todo y, con cada uno de esos acontecimientos, lo que más ha pasado ha sido el tiempo.

¿Pensáis que tras tantos meses me he olvidado de vosotros? ¡Ni un solo día! Sólo vosotros sois capaces de burlaros del transcurso de las décimas de segundo al inmortalizar imágenes y rememorar el pasado en las entradas que colgáis. Os he seguido leyendo, me he reído con vosotros, me he emocionado leyendo otros textos… Hay cosas que no cambian, y el que me sorprendáis siempre  es una de ellas (de hecho, eso es lo único que no me sorprende). Vuestros viajes, la manera que tenéis de describir en algunos casos el desasosiego del día a día… Todo ello es algo inherente a cada uno de vosotros y me encanta tener el lujo de poder teletransportame a vuestro lado cuando pulsáis el botón “publicar”.

¿Y qué ha sido de mí estos meses? Podríamos decir que he… evolucionado. ¿Os acordáis de la frase que acompaña al encabezado de mi blog? ¿De ese “like always… waiting for you” que lleva ahí desde los inicios? Pues creo que ya podría cambiarlo. Diecinueve años buscando a una persona para que, al final, justo al día siguiente de decirme de una vez por todas a esperarla en vez de ir tras ella, ésta aparezca ante mí (y no exagero cuando digo que fue literalmente al día siguiente). La vida está llena de casualidades, de  idas y venidas… ¡quién me lo iba a decir! Ahora sólo me queda cruzar los dedos para que de verdad esta vez sea la definitiva, la última  ocasión en la que abra el corazón y sin que se me vacíe de nuevo. Todas las cartas que había escrito en este mismo sitio ya tienen destinatario… ¡y él por fin las ha leído! Esas y el resto que desde hace dos meses le llevo escribiendo. Estoy ilusionada y se me nota… quizá por eso la gente que me rodea no pare de intentar hacerme bajar de las nubes. Es entonces cuando yo les pregunto: ¿se le puede cortar las alas al amor? Yo juraría que no. Además, tal y como ya dije hace tiempo, si me caigo será porque me tropiezo, no porque nadie me ponga la zancadilla. Reconozco que, siendo objetiva, él y yo tenemos muchas apuestas en contra, mas voy a luchar con fuerza por ganar esta partida.

Bueno, mis “niños grandes”, ya os he contado mi vida… Espero no haberos aburrido demasiado. Sólo quería que supiérais que no os hecho mucho de menos porque en realidad nunca me he apartado de vosotros gracias a las letras que tecleáis. Un beso enorme para todos y… ¡¡Feliz Navidad y feliz 2012!!

P.D.: Esta entrada está dedicada a todos y cada uno de los que habéis dejado comentarios en mi blog, además de para todo aquel que me haya leído alguna vez. Sin embargo, me gustaría dedicárselo especialmente al “chantaje emocional” al que me sometió Mercedes hace poco. Gracias a todos.

 

Gaherrsa…
Publicado en Pensamientos | 4 comentarios

Decisión

Me pregunto cómo valorar el tiempo. ¿Ha pasado mucho o poco desde que empecé a colgar cosas en el blog? Cuando escribía trataba de exponerme a mí misma, un escaparate donde el maniquí no sacaba a relucir mejores galas porque carecía de ellas. ¿Mereció la pena? No sé. Simplemente reconozco que he conocido a grandes personas desde entonces.

He aprendido un montón de cada uno de vosotros. Os admiro en la distancia que marcan las pantallas de nuestros trastos con teclado. Sois gente de corazones gigantescos, de personalidades luchadoras que seguro lograrán solucionar de la mejor manera cada dificultad que os entorpezca el camino. Durante los paseos por vuestros blogs habéis conseguido maravillarme, emocionarme, hacerme reír, llevarme al pasado y volver a sorprenderme. Tenéis un talento increíble para crear mundos y, cuando uno conoce gente así, se da cuenta de que sigue habiendo luz en el que todos compartimos.

Por mi parte, admito haber estado ausente de palabra, aunque en ningún momento he dejado de leeros. No he comentado puesto que no hay nada en mí que os pueda ofrecer. Mi baza era la palabra pero, por diversas cosas que han sucedido, he observado con perplejidad que carezco de voz y voto. El descubrir esto ha sido en gran parte lo que me lleva a hacer lo que el diccionario califica como “determinación, resolución que se toma o se da en una cosa dudosa”.

Cuando uno toma una decisión, normalmente lo hace pensando que ésta será la mejor, bien para sí mismo o para los demás. Un 4’99 no es un 5, como tampoco aprobar en la vida es sinónimo de vivirla. Los suspensos se reciben por una razón… yo ya tengo suficientes fracasos y demasiados motivos. Lo que sí garantizo es que éste será el último de ellos. No escribiré más.

Ha sido un placer conoceros, de aquí que piense que lo menos que puedo hacer es despedirme. No daré nombres dado que sé que a quienes va dirigida esta carta se sentirán aludidos. Son pocos, cierto, ¡pero gigantes!

Jamás os canséis de escribir pues tenéis mucho que brindar.

¡Un cálido abrazo!

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 18 comentarios

Tiramos porque nos toca…

Decenas de veces nos hemos planteado saltar y correr de juerga en juerga, pensando que tal vez así la vida sería más amena. Pronto vimos la paradoja: el mundo seguiría siendo el mismo, pero con menos alicientes al paso del tiempo. Por ello es preferible fingir ser reyes magos o saltar de tejado en tejado cual Santa Claus, repartiendo ilusión para que no agotar las sonrisas.

Hemos renegado de todo y hasta de nosotros. Nos hemos rebelado contra lo injusto y contra nuestros pensamientos. La meta siempre era avanzar, mirar por el parabrisas y no por el retrovisor. Hemos imaginado que nuestro viejo 124 era un deportivo que cortaba el viento, y que cada vez que se calaba era posible re-arrancarlo como si las llaves fuesen una varita mágica al alcance de nuestras manos.

Tú y yo somos entes que a la desesperada buscamos viajar. Hemos hecho y deshecho maletas mil y una veces, tantas como las que hemos planeado y cancelado travesías inverosímiles. Las oportunidades de salidas y llegadas se han ido sucediendo en nuestra historia, colmadas de huidas y raptos, de cantos de sirenas y dragones alados.

Pero hoy ya no queda nada de ti, ni de mí, ni de lo que creíamos ser. Alma y cuerpo volaron como una brizna de paja en el viento, alejándose lo máximo posible de la tierra y flotando hasta formar parte del firmamento. No pertenecemos a ninguna constelación, sino que tenemos nombres propios tal y como el Cinturón de Orión. Brillamos, somos estrellas. Al fin tenemos luz propia.

Hemos jugado a ser par e impar, mas siempre en una misma ficha de dominó. Los dos hemos cantado “bingo” y hemos ansiado que nos tocase la lotería, aun sabiendo que el descubrirnos a nosotros mismos ya era suerte suficiente para el resto de nuestros días.

Desde lo alto lo hemos observado todo, a cada ser y a sus actos involuntarios, quizá manipulados por una fuerza invisible parecida a la que mano que describía Adam Smith. Hemos puesto a prueba nuestras capacidades y las nivelamos hasta que ya no quisimos ponernos límites ni obstáculos. La libertad sólo está al alcance de quien quiere ser libre.

Hemos soñado con abismos y cataratas, con fosas comunes llenas de vida. Hemos citado al diablo de noche para iniciar nuestra danza y nos hemos reído cuando no hemos ido a la hora. Darle plantón a lo malo es la mejor solución para seguir viviendo, ¿no fue eso lo que descubrimos?

Los cantos de las aves nos han podido parecer coros celestiales a veces. En otras ocasiones hemos querido degollar al gallo que nos despertaba de nuestros sueños. Hemos experimentado que todo tiene su cara y su cruz, absolutamente todo, incluidos nosotros. No obstante, la ilusión es una energía renovable. Sólo hay que tener fe y ella aparecerá ante nosotros, como un viejo amigo que nunca llega a marcharse del todo.

El dado… no debemos dejar nunca de lanzarlo. Durante la partida podremos ver ocas, acabar en prisión o caer en pozos oscuros. Vivimos al límite, pero tiramos porque nos toca…

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 6 comentarios

Ser o no ser…

Quiero irme a un parque de atracciones para tener una excusa por la que gritar hasta que mi garganta se resienta y resquebraje.

Me he perdido, como tantas otras veces. Todo esto es una larga cadena perpetua que no merece la pena atravesar. ¿Qué es lo que aferra a un hombre a la vida? Vida, vida… ¡vida! Lo que tanto buscaba yo y supuestamente tenía. ¡Ay, Dios! ¿Quién soy yo? No tengo dirección ni domicilio, ni nombre ni destino, ni olvido ni esperanza ante lo que ha pasado o me atormentará eternamente.

Todavía me queda medio mes cargado de mortífera angustia, mas el verano a su paso, ¿qué dejará? Quiero sentir que tengo una función en este mundo, un papel en el “inmenso escenario de dementes” descrito por Shakespeare. Ser flor y no escarcha, o quizá una flor cubierta de escarcha. Me repito… y hasta yo misma me aburro de mi pesadumbre, mas vuelvo sobre mis pasos y me equivoco de nuevo. Todo esto no es más que un trabalenguas, un desvarío: me entristezco y se enfadan conmigo; me alegro y me obligan a entristecerme. ¡Basta! Parafraseando a Mafalda, quiero que paren el mundo y me dejen bajar. Mi juventud está determinada por los sueños rotos de la infancia. Yo soy mis circunstancias, pero como no le hice caso a Ortega, no pude salvarlas a ellas ni me he salvado yo. ¿Justo? ¿Injusto? ¿El karma, quizá?

“¿Ser o no ser? He ahí la cuestión”…

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 14 comentarios

Tragada por la marea…

Estoy tremendamente agotada, física y mentalmente, muy cabreada conmigo misma como para ser capaz de mirarme al espejo. Odio mi reflejo en los cristrales del Metro, asi que rehuyo mi propia mirada para no empezar a golpear mi sombra. Me doy asco y no sé por qué sigo aquí.

El otro día empecé a preguntarme el motivo por el que todos mis libros se quedaban a medias pese a estar terminados en mi cabeza. Pensé, pensé y reflexioné durante horas hasta llegar a la horrible conclusión de que tan sólo esas obras, en absoluto maestras, son lo único que me aferran a este mundo. Es como si acabarlas supusiese que ya no me queda nada por lo que vivir.

Cuando creo que hay algo dentro de mí que empieza nuevamente a rebrotar, siento que al poco se marchita, se pudre sin remedio. Siempre así, con esa maldita melodía de requiem en la cabeza, con ese pensamiento mortal haciéndose un hueco cada vez más grande en mi cerebro, carcomiendo mi energía y guiando mis pasos hacia un próximo precipicio. ¿Cuántos años lleva obsesionándome mi plan? Ya debería haberlo llevado a cabo, por lo que es estúpido no haberlo hecho todavía. Ya va siendo hora, esa idea muy tentadora…

Cualquier cosa que hago no tiene mérito, no son salvo obligaciones o mera basura que ya no sirve ni para consolarme el alma. No hay futuro, al menos no para mí; no soy ninguna vela que se consume, sino un ente gris que se disuelve en la más solitaria oscuridad. Estoy harta de la angustia de no poder respirar. Siete años, ¡siete! sintiéndome así, mirando al cielo cada noche suplicando que no vuelva a amanecer. ¿Qué puedo hacer si hace tanto que me rendí? ¿Ir a correr bajo la lluvia? ¿Volver a aferrarme a la almohada?

No, ya no, ya no más… Ni pruebas, ni apuestas, ni nada que se parezca. Se acabó, a la margarita se la tragó la marea.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 4 comentarios

Él contra la informática…

Lo que viene a continuación es el resultado de una apuesta que hice con un amigo hace un par de años. Estábamos en clase de informática y me retó a escribirle algo en menos de cinco minutos. Como veréis, el resultado es algo patético, pero al menos sirvió para que ganase yo…

“La boca abierta frente a una pantalla,
tal vez sea un suspiro, quizá un susurro,
Puede que una duda o un estornudo.
Tan sólo el teclado es testigo de su ardua batalla…

Una torre por altura,
una sonrisa por dulzura.
Los ojos recrean la oceanía del cielo,
el pelo aparenta el ardiente desierto.

No aparentes, sólo siente.
No asientas si no es lo que quieres.
Todo serás capaz de conseguir
si piensas que ahora puedes resurgir.

Crece, niño,
escala tu montaña.
Sueña, cariño,
que ya llegará el mañana”.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 4 comentarios

Diez más nueve…

“Diez más nueve años,
diez más nueve demonios,
y menos años que demonios
a la hora de vivir.

Los fantasmas del pasado
permanecerán ahí por siempre
cual sombras imperecederas
y cicatrices perennes,
dignas llamas de un infierno inextinguible.

Diez más nueve noches muriendo,
diez más nueve días temiendo vivir,
con la soledad en la ventana
burlándose de ti.

Diez más nueve años de juegos perdidos,
diez más nueve trenes despedidos,
diez más nueve momentos imborrables,
diez más nueve años…
si pudiera omitirlos mi yo estaría entonces en peligro de extinción”.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 7 comentarios

Demasiado…

España tiene la semilla del mal en sí misma. Pretende extirparle demonios a otros cuando los tiene en sus propias entrañas. La paja está en nuestro ojo y no en el ajeno, pero no lo vemos ni queremos verlo, por eso cerramos los párpados y caminamos hacia un pozo por el que sólo podremos caer, mas nunca regresar a la superficie.

España tiene un tumor que puede verse claramente en los reality shows, donde sólo participan niños de papá que nunca jamás han dado un palo al agua. Cuanto más agujereados y pervertidos estén, mejor, ¿no? ¿Qué más dá que no sepan ni qué es la Península Ibérica (aunque vivan en ella) mientras se puedan prostituir y salir en la próxima portada de Interviú? ¡Basta ya de pagar tanto experimento (y esperpento) sociológico y utilicemos ese cuantioso premio para dar un futuro a los chavales que todavía sueñan con estudiar, labrarse un futuro honrado y trabajar!

Me duele y decepciona darme cuenta de la cantidad de veces que inicio la frase “la junventud de hoy en día…” puesto que luego me doy cuenta de que, nuevamente, he vuelto a excluirme de ella, pese a ser de la misma quinta.

Mundo de vaivenes, de desmadre y cinismo, de burlas e hipocresía, de incultura y desorden… no renuncio de ti porque soy parte tuya aunque en ocasiones me pese. ¡A veces es tan triste pasear por tus calles…! Quizá si no se buscase en tus farolas focos y en tus calles espectáculo la vida sería mucho más tranquila, más pacífica, más festiva… De hecho, para que haya fiesta no es necesario usar caretas de carnaval, ni actuar como en un circo, ni chillar como en un zoológico, ni corromper nuestra existencia con falsedad. De vez en cuando suelo pensar que los animales son más civilizados que los humanos.

Demencia de insanos, catarata de locos y descerebrados que toman el mando. Es impresionante ver cómo lo tergiversan todo para que vayas a contracorriente mientras descolocan la realidad y te hacen parecer el malo. ¿Cómo puede la gente exigir derechos cuando con sus actos vulneran la libertad de expresión, culto y opinión de los demás?

Es cierto que no hay lucha; No, no hay guerra, no hay sangre ni llanto, como tampoco dientes castañeando, pero sí que hay un requiem por las almas que se han vendido y descarrilado, por las que se han podrido de tanto malo “bueno” causado.

España -como decía Miguel Hernández- ya no es España, sino una enorme fosa común, esta vez de cerebros drogados y cuerpos alcoholizados. Cadáveres que antaño quisieron ser más de lo que podían aspirar, que vivieron a cuerpo de rey como quien amasa grandes fortunas pero sólo acumula resacas y deudas.

Hay demasiado botellón, demasiada telebasura, demasiados Gran Hermano tropecientos, demasiados insultos, demasiados graffitis, demasiada contaminación, demasiada droga, demasiada incultura, demasiadas faltas de respeto… Me enfada en sobremanera ver cómo gente buena se corrompe por culpa de este sistema.

Vacúnate contra la estupidez, España, porque esto ya es demasiado…


 

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 14 comentarios

Si tan sólo…

Si tan sólo pudiera omitir el mundo;
Si tan sólo pudiera suprimir las nubes;
Si tan sólo pudiera impregnar de luz mis días;
Si tan sólo pudiera ver más allá de lo que mis ojos quieran;
Si tan sólo pudiera fugarme como si no existiese un mañana;
Si tan sólo pudiera batir mis alas hacia nuevos horizontes;
Si tan sólo pudiera incendiar con agua y apagar con llamas;
Si tan sólo pudiera caminar haciendo el pino, del revés;
Si tan sólo pudiera lograr lo imposible y cambiar mi perspectiva;
Si tan sólo pudiera estar contigo lo que me resta de vida;
Si tan sólo pudiera moldearlo todo a mi antojo…
entonces hoy, de este día de lluvia, sacaría la primavera.
 

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 8 comentarios

Carta al pasado…

El otro día fui a tomar un café con un viejo amigo al que hacía mucho tiempo que no veía. Tratamos muchos temas, diversos y variados, hasta que la conversación derivó, como tantas otras veces, en la preocupación estrella: el amor.

Recuerdo que le dije que enamorarse es como hacer puenting: lanzarse al vacío sin más seguro de vida que una fina cuerda que puede romperse al más mínimo error. Siempre me despierta hablar de este asunto, así que seguí articulando palabras exaltadamente hasta que, sin saber ya lo que decía, traté de convencerle de que lo más bonito de amar es arriesgarse, aunque tengamos a la gravedad como enemiga, pese a que fuesen mayores las probabilidades de estrellarse que las de flotar.

Mi amigo se quedó pensativo y creí haberle dado una lección sobre la cual no soy experta. Poco después me miró, sonrió y compartió conmigo la conclusión de su reflexión: “Entonces tú… ¿por qué no lo haces?” Me quedé de piedra. Él se había dado cuenta de mi hipocresía.

He hablado muchas veces de mis ganas de enamorarme, de encontrar a la persona adecuada como creo que ha hecho el resto de la humanidad. Sin embargo, lo cierto es que en el fondo… me da miedo.

Mi amigo es de las pocas personas de mi entorno que saben lo que pienso, y subrayo esto porque él va más allá de lo que digo y sabe leer mi mente y mi corazón (quizá por eso le considere amigo). Debido a eso seguí analizando detalles y sucesos con él, buscando razones que justificasen mi comportamiento.

Al principio me negué a creer lo que mi compañero me decía: “¿Yo? ¿Miedo al amor? ¡Qué tontería!”  Pero me fui dando cuenta de que cada vez que alguien se acerca a mi vida y comineza a hacerse especial en ella, yo levanto una fortaleza y, además, huyo, corro lo más lejos posible, me borro de la faz de la tierra. Mi acompañante y yo llegamos a una conclusión: tengo que sacar de mi cabeza lo que pasó hace dos años; debo hacerlo ya, de una maldita vez, por lo que voy a usar nuevamente mi blog para desahogarme y ponerle un tardío punto y final a un tema de un pasado que no me deja avanzar.

Esta es una carta para la sombra de una persona que por fin voy a dejar atrás:

Éramos unos críos cuando te conocí. Para mí eras como aquel edificio: alto, grandioso, fuerte… Casi tocabas el cielo. Mas no caí en la cuenta, hasta que ya fue demasiado tarde, de que te faltaba una pieza esencial, de que por dentro estabas vacío. ¿Dónde estaba tu corazón?

Lo busqué sin descanso y creí, incluso, encontrarlo. Pero ambos sabemos que todo lo que hubo en aquel esperpento no fue más que daño. Pensé que mi felicidad estaba a tu lado, cogiendo tu mano. Te daba todo lo que querías, me tenías siempre para escucharte, para abrazarte… ¿qué hice mal? El problema fue, como tú has llegado a reconocer hace pocos meses, que no pudiste soportar el peso de las habladurías. Lo destruíste todo, incluyéndome a mí en el proceso. No quedaron pedazos, ni siquiera una mota de polvo de lo que yo era. Me convertí en unas arenas movedizas que se tragaban todo: el orgullo, el dolor, las lágrimas… ¿Dejé de ser humana? No lo sé. Te fuiste, es lo único que sé, y contigo se fue mi alma.

¿Qué sentí? ¿Rencor, quizá? Es muy probable. Una vez te dediqué unos versos de los que no me siento nada orgullosa. Luego volviste a mí, a pedirme perdón, otra oportunidad, esa que habías perdido años atrás. Esta vez sé que sigues siendo la misma torre y, ojalá puedas perdonarme, pero no puedo reiniciar la búsqueda de tu órgano vital. Sólo quiero que sepas que, desde el fondo de mi corazón, esta vez sí… te perdono. Espero poder ayudarte como tu amiga, que tú también pongas el punto y final, que aprendamos de esta desafortunada experiencia y que andemos por los caminos paralelos que siempre debimos haber seguido.

Con esto pongo punto y final a esta historia. Sé que no me arrepentiré jamás, por eso… esta vez sí voy a avanzar.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 5 comentarios

Una bicicleta surcando las nubes…

Lo que viene a continuación son unas míseras letras que escribí para el primer homenaje que le organicé  en mi colegio a una persona muy querida para mí, una persona que visiblemente no está desde hace dos años, pero que permanece en lo más cálido y profundo de mi corazón, dándome coraje, empujándome para que siga adelante. Jamás me olvidaré de ella… ni de su nombre, ni de su amabilidad, ni de su sonrisa, ni de su sombra. Merche… no diré lo grande eras, sino ¡qué grande eres!

La placa que colgamos aquel día en el polideportivo de mi colegio no le hace justicia a todo su esfuerzo, a toda su magnitud. Sin embargo, ahora me voy a centrar en la figura de mi querida entrenadora de Baloncesto, en cómo la ví yo el tiempo que pasé con ella:

Hace 10 años de la primera vez que aparecí por la escuela de Baloncesto. Nunca antes había tocado un solo balón de aquellos anaranjados que había tras aquella puerta, ni había saltado para encestar en aquellas canastas… No recuerdo el día exacto, quizá fuese un día de octubre, pero lo que sí recuerdo es que aquel día conocí a la persona más maravillosa, trabajadora e increíble del mundo. Ella siempre me recordaba el primer día que hablamos: yo le dije “este año me voy a apuntar a Baloncesto”, y ella, sonriendo, me animó a hacerlo.
Merche, nuestra Merche, que siempre nos recordaba con la carita de niños del primer día, era una mujer amable, cariñosa y sencilla que disfrutaba con lo que hacía, y esto era nada más y nada menos que conseguir que los “chavalines” de mi generación aprendiésemos a botar, a lanzar a canasta… ¡si hasta nos enseñaba Matemáticas diciéndonos que teníamos que colocar el codo en un ángulo de 90º…!
Y en los partidos… Dios mío, aún mantiene mi memoria el recuerdo de su voz gritando y animando desde la banda. Cuando visualizo el mejor partido de mi vida recuerdo que acabábamos de ganar por un punto. Yo estaba en el suelo y, cuando abrí los ojos ella estaba ahí arriba diciéndome: “lo has hecho genial. Ahora levántate y coge tu abrigo…”.
Siempre nos hacía valorar lo que teníamos y, de vez en cuando, nos ilustraba con alguna de sus famosas frases. En una ocasión una de mis compañeras de equipo le preguntó que si no era demasiado bajita para haber sido jugadora profesional de Baloncesto, a lo que ella, con mucho salero, le respondió: “el mejor perfume se vende en frascos pequeños”.
Ella era una señora de los pies a la cabeza, y aún hoy me sigue resultando demasiado extraño llamarla “señora”. Lo cierto es que nos tenía muy mal acostumbrados. “Cuál era la edad de Merche” era la típica pregunta tabú que todo alumno se habría hecho alguna vez. Pero es que uno la veía todos los días a bordo de su bicicleta (una bicicleta que cada año tenía más pegatinas porque simbolizaban cada lugar que ella había recorrido) y era imposible no pensar “Madre mía… ¡qué bien se conserva esta mujer! Yo quiero ser así de mayor…”. Era una mujer activa y deportista. Subrayo lo de deportista porque Merche llevaba nada más y nada menos que 30 años al servicio del deporte en mi colegio. Primero como profesora de Educación Física, y después como entrenadora de Baloncesto. Amaba el deporte y conseguía que sus alumnos lo amasen también. Si no fuese por esa dedicación yo no sentiría auténtica devoción por el Baloncesto…
Para mí, Merche siempre ha sido mi segunda madre. Fue ella la que me buscó el “trabajillo” de anotadora y, gracias a eso, ahora también soy árbitro.
El último año que ella pasó aquí, estaba preocupada. Veía que había menos niños porque el fútbol se llevaba toda la atención, mas cada vez que sus antiguos alumnos nos reunimos para jugar en su recuerdo miro al cielo y le digo en mi mente: “¿ves? Todos estamos aquí, jugando por ti. Esto no se ha acabado. Todo tu trabajo, toda tu dedicación… han dado fruto”. Ojalá todo el orgullo que tenemos de haber estado bajo tus manos te llegue hasta ahí arriba, porque es tan grande y tan maravilloso como tú.

Espero que quien lea esto pueda hacerse una idea aproximada de lo magnífica que era Merche. No obstante, siempre lamentaré eternamente no tener palabras ni ingenio suficientes para describirla. Una de mis mayores suertes en esta vida es, sin duda alguna, haber podido conocerla.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 5 comentarios

Cambiar de vía…

Últimamente me siento fuera de órbita respecto a este mundo. Soy una luna a la deriva que cuando llega a casa y enciende la televisión tan sólo le entran ganas de apagarla y tirar el mando por la ventana. En la 1 está el cotilleo, al igual que en la 3, en la 5… Parece como si la “prensa” rosa hubiese tomado todas las cadenas. No obstante, lo que más me ofende es que a semejantes programas les nombren “del corazón”.

Por corazón yo entiendo amor, sentimientos, susurros convertidos en secretos que sólo comparten dos personas y no una enorme (y casi descerebrada) cantidad de población.

¿Qué hay de corazón en ver como gente, supuestamente famosa, se dedica a desperdiciar su vida y tirarlo todo por la borda porque todo lo tienen y nada les importa? No hay nada amable en un corazón que derrocha en vicios cuando hay tanta gente que se muere y ni siquiera sabe que existen dichos vicios… Es depresivo darse cuenta de que a las personas les importa la vida de otras que no necesitan que se preocupen por ellas. Bastante plagado está este planeta de epidemias y desgracias como para que ahora nos llenemos la mente de telebasura.

Darle importancia a lo que en realidad no lo tiene es que lo destruye nuestra tierra. El dinero, la fama y una supuesta gloria que se alcanza con un chasquido tras aparecer en la portada de una revista de moda… ¿de verdad es eso lo relevante en esta vida? Me niego a creer eso, se me encoge el esternón cuando pienso que al encender esa maldita pantalla estoy dándole audiencia y poder a gentuza que no la merece.

Hoy la hipocresía que ponían temprano, a lo largo de la mañana, a la hora de la comida, por la tarde, por la noche, de madrugada… (¡a todas horas…!) me ha hecho acordarme de una famosa frase de Groucho Marx: “¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?” ¡Cuánta razón tenía! Me ofende considerablemente pensar que las personas se hayan degradado hasta ese extremo; me entristece saber y poder comprobar que es verdad.
¿Cómo dejar de ser borregos o cambiarnos de vía sin descarrilar? ¿Cómo curar este caos, esta locura colectiva? Continúo buscando ideas para darle una ocupación a estas manos inútiles que, por el momento, sólo pueden pulsar un botón y apagar esa “caja tonta” que ocupa espacio en mi salón.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 11 comentarios

Novelas…

Dije que pondría los argumentos de mis pequeñas novelas… Supongo que puedo usar mi blog para hacer terapia contra la vergüenza. Es extraño, puede que sean muy malos, pero son una parte muy importante de mí, mis fantasías, mi forma de marcharme de vez en cuando a otra realidad que he creado yo.
En fin, éstos son mis cuatro universos:

  • Anteros -> Cuenta la historia de Sara, una joven sin familia y con las preocupaciones propias de la adolescencia a quien sólo le queda la compañía de su amiga Bea. No obstante, un terremoto asolará su mundo cuando Bea muere en un incendio desatado en su casa. A partir de ese momento, Sara irá descubriendo varias pistan que la harán descubrir que su amiga no murió por accidente, sino que fue cruelmente asesinada. Su objetivo será entonces descubrir a los asesinos con la ayuda de diversos colaboradores y un médico, Salvador, con quien llegará a establecer un lazo más especial que la amistad.
    Ámbito de actuación de Anteros: Dios organizativo del amor correspondido, vengador del amor no correspondido y obstaculizador de las uniones monstruosas.

  • Eros -> Secuela de Anteros. Las vidas de Sara y Salva continúan más entrelazadas que nunca hasta que a la chica le conceden una beca Erasmus en su último año de carrera. El destino escogido será Irlanda, donde Sara compartirá vivienda con chico desconocido pero, ¿podrá la relación aguntar todos los sentimientos e inconvenientes que conlleva la distancia con tan sólo una promesa, por muy fuerte que ésta sea? ¿Quién es ese nuevo personaje? Un año en el extranjero en el que dará tiempo para que ocurran diversas e incluso peligrosas situaciones.
    Ámbito de actuación de Eros: Dios del amor físico y erótico, y de la unión de todo lo existente.

  • Circe -> Todo comienza con una premonición en el Retiro, la que le hace una gitana a Lola, una veinteañera que vive en su casa con su novio. De cara para afuera todo parece ir bien entre ellos, mas no es oro todo lo que reluce en su relación. Las cuatro paredes de su apartamento esconden una vida de tormento que Lola se esfuerza por disimular. La profecía, si bien breve, predecía un cambio en su vida que quizá tenga algo que ver con la llegada de un nuevo vecino al bloque. Esta es una historia sobre cómo las personas pueden ocultar y tomar varias caras e incluso conseguir que los demás no perciban cuando uno lleva un monstruo en su interior.
    Ámbito de actuación de Circe: Diosa hechicera de las transformaciones de los hombres en bestias, de venenos, antídotos y amuletos.

  • Terpsícore -> Narra la historia de un solitario y talentoso violinista sin recursos económicos que sobrevive con las pocas monedas que recibe diariamente en la estación tren de Nuevos Ministerios. Sin embargo, los tiempos de crisis acabarán por arrancarle su violín para poder subsistir unos días más. Renunciando ya casi a la vida, se sienta en los pasillos de la estación con la mano pedigüeña hasta que aparece Lucía, una muchacha radiante que le tiende una mano amiga y recupera su violín sin pedir nada a cambio pero, ¿qué se esconde tras la sonrisa de Lucía?
    Ámbito de actuación de Terpsícore: Una de las nueve Musas griegas que presidían las Artes y las Ciencias, siendo ésta, concretamente, la de la Música y la Danza.

Gaherrsa…
Publicado en Libros | 4 comentarios

[Palomas…]

Hoy me he decidido a poner el primer fragmento del tercer libro que empecé a escribir: Circe. Concretamente, puedo casi afirmar que es parte de la primera página del mismo. En todas mis creaciones empiezo con un pedazo que, a simple vista, no tiene sentido, pero que una vez que uno empieza a leerse la historia acaba comprendiendo. De ahí que también pueda decir que es una de las páginas del final. No es algo bueno, bonito ni especial, aunque sí es un comienzo y por algo hay que empezar siempre:

<< Palomas. Palomas volando y yo corriendo, corriendo entre la multitud, luchando por alcanzar mi objetivo y ver sus ojos, esos faros hacia los que yo me apresuraba para no perder mi meta tras un riego escarlata. El aleteo poco a poco se hacía más audible sobre el eco de aquellos petardos ardientes y destructores.

No grité, ni siquiera me paré una vez puesto que mi mente sólo recogía un pensamiento que no era huir sino seguir hasta donde yo me había propuesto.

La muchedumbre que no se quitaba a mi paso era apartada por mis brazos, aprovechando cualquier recoveco para adentrarme y avanzar. Quería verle sin importar cómo o cuánto, sin preocuparme de si quizá sería la última vez. >>

¡Por cierto! Ya escogí el título que me faltaba para mi cuarto libro: Ate. Definitivamente, cada día me gusta más la mitología grecorromana… Todos mis libros y capítulos llevan el nombre de algún supuesto dios de aquella época y, atendiendo al ámbito de actuación de cada dios, de eso tratará el libro/capítulo. No sé, puede que sea muy tonto, mas me gustaba la idea… Creo que luego me atreveré a poner los argumentos, ya veré.

Gaherrsa…

Publicado en Circe, Libros | 3 comentarios

Para los que esperan…

Sé que no soy la única que de vez en cuando se siente sola. No sólo soy yo la que se queda mirando al cielo aguardando señales y trompetas que den aquella señal que una es capaz de esperar toda la vida. También sé que en algún momento alguien más se habrá quedado expectante bajo un balcón, como si fuese Romeo llamando a Julieta, o que en noches frías se ha tarareado melancólicas nanas para apartar  a la oscuridad de su corazón.

Parece como si toda esa espera fuera en vano, otra batalla perdida en la que el mundo entero nos muestra que todo él está emparejado menos nosotros. Mas no somos la oveja negra del rebaño, no hemos de conformarnos con ser los impares. Al contrario, tenemos que ser valientes y darnos cuenta de que pronto, muy pronto, dejaremos de estar solos.

Así pues, buscaremos el amor por cualquier rincón, sin rendirnos, sin desesperarnos. Es cuestión de tiempo que aparezca. Si hemos atravesado ese período de soledad y fallos ha sido para hacernos fuertes en vista a aquel a quien esperamos, así que, en cuanto aparezca, dejaremos que él colme nuestra alma y nuestro mundo. No importarán los comentarios de la gente, ni tampoco las vacilaciones que maquine nuestra mente puesto que el amor nos hará libres de cualquier corrupción. Sentiremos esa llama de fuego que brota desde dentro porque finalmente nos lo mereceremos, ¡alcanzaremos la felicidad tras tanto esfuerzo puesto en creer en ese amor que no podíamos ver!

Nosotros, sí, nosotros que ahora esperamos seremos después los que compongan canciones y versos. Comprenderemos plenamente el significado de esa palabra que dota de vida al alma, que nos eleva a nuestra esencia. Por eso, cuando veamos a las Torres Kío, no veremos a dos simples edificios inclinándose, sino a dos personas que luchan por encontrarse, que se estiran para besarse. Sabremos por fin lo bello que es el amor.

 

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 4 comentarios

Juntos…

Acércate un momento, ven… Más cerca, más cerca… Mírame a los ojos y no voltées la cara cuando te quite las gafas de sol. Es sólo que quiero ver los tuyos.

Te propongo algo: vamos a jugar al escondite sin soltarnos de las manos. Viajemos al mundo de los sueños para que pueda verte en los míos. Tengo ganas de sentir que vuelo, de planear a contraviento, mas nada de eso tiene sentido si tú no estás conmigo. Es por eso que voy a esperarte, voy confiar en que vengas a mí. Me armaré con un paraguas y venceré cualquier tempestad mientras aguardo por ti. No voy a rendirme, ¿me oyes?

Algún día, cuando la tormenta amaine y por fin estemos juntos, nos reiremos del ayer, de los recuerdos enfermizos propios de las épocas de separación. Olvidaremos todo aquello y nos concentraremos en nosotros, en nuestros paseos por el Retiro, en convertir las noches en sinónimo de besos, en escudriñar nuestras mentes para ver cuál es el mejor regalo para el otro los días de San Valentín…

Por el momento estás fuera de mi alcance pero hay momentos y amaneceres los que pienso en ti, en tu posible paradero, y siento como si hubiese una fuerte conexión invisible entre nuestras almas. Deseo que existas, que te materialices para mí. Ojalá que bajes del cielo como la nieve, un ángel de alas blancas que aterriza para cubrirme.

Sé que en un futuro estaremos espalda con espalda descansando en nuestro paraíso; estoy convencida de que veré la puesta de sol reflejada en tus pipilas. Eres todo lo que anhelo, el dueño de mis suspiros y silencios.

Cuando estemos juntos te haré consciente de todo lo que te quiero…
 

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 2 comentarios

De Cupido a Eros…

Cupido…
Cupido se fue un día de San Valentín.
Se fue, pero quizá vuelva.
Se llevó sus flechas, su arco,
descuartizó la casa arrancando los muebles.
Cupido se fue volando, sí, pero quizá vuelva.
Dijo que se iba a comprar tabaco y le dejé marchar,
aun sabiendo que sus labios no fumaban.
Él sólo dejó su as de corazones sobre la mesa,
abandonó millones de recuerdos bajo la cama,
mas mis besos se los llevó consigo.
Cupido se fue, desde luego, pero quizá otro venga.
Así que por eso dejé de esperarle,
me cansé de lanzar suspiros al aire,
olvidé el adiós que nunca nos dimos,
paré de rememorar lo que nunca fue mío.

Ahora, a quien busco es a Eros…

Eros…
Eros llegará un día 14,
quizá sea de Enero, o puede que de Febrero.
Él no me dejará caer nunca,
será mi ángel de la guarda.
Eros será mi alfa y mi omega,
mi orgullo, mi futuro y mi destino.
No se llevará sus maletas
ni hará tambalearse los muros de mi cordura.
Él será mi sol, la pieza que me faltaba.
Eros será mi amor… ¡aun sin conocerle ya le quiero!

Aunque Cupido y Eros sean dioses de lo mismo,
y ese “mismo” sea el amor,
es necesario que por mi vida pasen varios “Cupidos”
para poder después reconocer al verdadero amor, a ese “Eros” al que espero de estación en estación.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Pesimismo…

No sé qué necesito para llenar mis días. Siento un vacío enorme, tan grande que parece imposible cubrirlo.

Hay veces en las que estoy bien, sonriendo, carcajeándome del mundo, pero de pronto mis ojos avellana se ponen a llorar sin motivo, como si una parte de mi alma estuviese encadenada a otro lugar, a otra persona, a esa a la que estoy destinada y a la que todavía no conozco, y ella está sufriendo. Es una sensación extraña, como si su dolor fuese mío, pudiendo yo sentir sus emociones, sus penas. Me pregunto si él sentirá lo mismo…

Aun así, es bonito pensar que estamos unidos, pese a que sea en la tristeza y no mano a mano. Desafortunadamente, no siempre pienso así.

Hay momentos en mis depresiones en las que todo el peso de las esperanzas frustradas, toda la carga que suponen las penas se desploma sobre mí. Ahí no pienso en otro ser que sufra salvo en mí misma, la que se desmorona, y no sé si me estoy muriendo o ya estoy muerta. Supongo que voy a la deriva, soñando, soñando… y el mundo convirtiendo lo dulce en pesadilla.

Las circunstancias me agotan, me oprimen, me asfixian, me hartan, me desquician, me roban la alegría, me arrebatan la energía.

¡Desdichada soledad! Odio esperar y que no me encuentren; odio buscar y no encontrar. Me supera ver que tengo mucho que no es nada y poco que valga algo.

Este amargor, este resentimiento contra lo que no entiendo ni me entiende, este mundo que me lleva hasta los extremos de no saber qué quiero y que ni siquiera me deja amar a quien yo quiero… Me entristece no poder decidir prácticamente nada de mi día a día. Noto como si me aplastasen las agujas del reloj, apretujándome como si me hubiese quedado atascada entre ellas. Duele, mucho… mas el tiempo no pasa.

Ya no puedo más. Tan sólo soy un fantasma, un ente que por mucho que se esfuerce jamás conseguirá dejar huella. Es horrible la brecha que se ha abierto en mi esternón y que ha dado paso a un abismo infernal del cual no puedo salir.

Ser pesimista es una desgracia porque no tienes fuerzas para vivir, pero tampoco para dejar de hacerlo. Yo sola no puedo… ¡sálvame!

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | 3 comentarios

Menudo chiste…

Veo que pasan los años y las décadas, veo cómo los cristales vuelven a empañarse con  el ambiente de fuera, veo como todo el mundo va cambiando mientras yo permanezco estática, aguantando cualquier cosa que venga, estudiando y conociendo historias que no son mías, aprendiendo momentos que permanecen en el tiempo mientras que mi propia trayectoria no es digna ni de cuento ni de mito, ni de versos ni alabanzas.

Es otra de esas vidas que merodean por el mundo buscando algo sin encontrar nada, otro de esos amaneceres que terminan con el ocaso, otro de esos finales que pasan desapercibidos ante tantísimos ojos, otra batalla perdida contra la inmortalidad.

¿Cuándo podemos considerar que estamos haciendo algo importe, que nuestros esfuerzos sirven al menos para ser recordados? Es frustrante pensar que todo por lo que hemos luchado acabará junto a nosotros, en un ataúd o en una urna…

¿De verdad merece la pena nacer? Salimos a un mundo para descubrirlo poco a poco, midiendo cada vez más alto nuestras fuerzas, ¿y todo para qué? Somos flores que se marchitan, flores que perdemos nuestros pétalos poco a poco, malgastando belleza, derrochando olores que al final no dejarán huella alguna. Si en este mundo estamos de paso… entonces, ¿para qué iniciar el camino?

Parece mentira que todo aquello que tanto nos ha costado lograr carezca de significado en unos cuantos años, que no le vaya a importar a nadie, ¡ni siquiera nuestro nombre!

No obtenemos, no perdemos, sino que volvemos al mismo punto, a aquel que ni es principio ni es fin…

¡Menudo chiste nos trae la vida…!

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Como siempre, esperándote…

Ya no me desahogan las palabras, ni ver la nieve caer, ni pisar charcos, ni zarandear ramas cual espada, ni desafiar al viento en una carrera que de antemano sé que voy a perder.

Llevo tanto tiempo esperando y cansándome de esperar. No dejo de preguntarme si todo esto es en vano, si me he quedado sola jugando al ajedrez sin darme cuenta, en un pestañeo, con la más suave brisa…

Estoy otra vez deshojando margaritas, tirando sus insignificantes pétalos al fondo de la papelera. Lo que pienso y siento escapa de mi alcance, se aleja en una danza burlona incitándome a perseguirla, mientras al mismo tiempo me hace ver que los segundos perdidos son irrecuperables.

De pronto, el vacío que retrocedía vuelve a ocuparlo todo, inundando cada rincón de mi cuerpo con su sombra. ¿Qué es este sentimiento?

¿Por qué no apareces? ¿Por qué sigues jugando al escondite? ¿Acaso quieres que me rinda y deje de buscar? ¿De verdad estás en algún lugar? Me pregunto dónde… si será bajo una cama, acurrucado en un rincón, tras una cortina… No lo sé. Sólo sé que no apareces y me desquicio en esta estéril “búsqueda del tesoro” que no tiene fin.

¿A qué esperas? ¿A que cierre los ojos un instante y así no te vea pasar? Estoy harta de la caza del gato y el ratón. Estoy cansada de observar la superficie de ese café, ahora frío, que te traje hace ya tantísimas madrugadas y que creo que nunca llegarás a tomar.

Mi vida no es juego, mi sangre no es confeti escarlata y mis lágrimas tampoco son brillante purpurina. No le veo la gracia a lo que se supone que sea esto, sea un reto, una apuesta, una aventura, un pasatiempo… ¡qué sé yo! Tan sólo que te sigo esperando, sin pena ni gloria, en una estación, en un embarcadero, en un aeropuerto, en la luna y el balcón de mi habitación.

Ven a recogerme, ¡por Dios! Porque ya no me quedan sitios en los que pueda descubrirte. Los he mirado todos, uno por uno, sin resultado. Quizá estés ante mis narices, zarandeando tu mano ante mis ojos con insistencia, mas ni siquiera sé si lo que busco existe realmente, si tú, quienquiera que seas, de verdad existes.

Otro día más soñando contigo y despertando sin ti. “Like always… waiting for you…”

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Magia…

¿Cuándo podemos decir que algo es mágico? Según uno de los diccionarios que miré, algo mágico es “algo que está fuera de lo común y que, por tanto, deleita y cautiva“…

Estoy completamente de acuerdo con esa definición pero… ¿qué se siente cuando hay magia en nuestra vida? Es como si la emoción explotase en nuestras manos, como si con sólo pensar en algo de pronto nos surgiesen fuegos artificiales de las uñas que lo alumbrasen todo. ¡Por supuesto que cautiva! ¡Es obvio que deleita ese algo que nos hace navegar plácidamente entre nubes de algodón! La magia nos lleva a cualquier rincón escondido, nos transporta al lado de aquello que deseamos y permite que un instante se haga inolvidable en nuestra memoria.

Para mí es magia aquello que prácticamente me ata al ordenador; para mí es magia que me lleguen botellas con la marea cada mañana; para mí es magia que con sólo leer unas palabras y escuchar unas canciones, el día no me parezca la continuación de una guerra perdida, sino una batalla que voy a ganar con mi mejor sonrisa; para mí es magia que alguien que no me ha visto nunca sepa más de mí que cualquier vecino.

Este blog es mi fuente de alegría, mi recarga de batería. Me siento increíblemente feliz cuando, tras trabajar tanto tiempo en mi panal, de pronto me sale miel. Mas por ahora subiré al tejado, miraré el cielo invernal y soñaré mientras la primavera.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Demente…

Estos versos los escribí hace tiempo, como tantos otros, pensando en la enfermedad de mi abuela. Por si acaso alguien no sabe de qué enfermedad se trata, los versos acrósticos del final lo desvelan:

“Mente demente,
has hecho olvidar
lo que una persona debe recordar.
Desorientada va la vida
sin poder memorizar.

Mente demente,
no quiero perderme.
Me conformo con verme
y poder reconocerme.

Mente demente,
cuánta rabia me da
saber que no te puedo recuperar.
Déjame los recuerdos
que a lo largo de mi vida
me han ayudado a soñar.

Mente demente,
mortífero veneno fue a parar
a mi pequeño órgano vital.
Larga depresión le espera
a la poca memoria que aún me queda.

Mente demente,
retrocede si se puede
porque después de tanto andar
ahora todo desemboca en la mar.

Mente demente,
frases sin sentido
me haces mencionar.
Por culpa de este mal
no puedo recordar:

Antigua imagen ya perdida,
Luz para una memoria marchita,
Zulo que retiene momentos pasados,
Hoy en día te guardas sólo los agraciados.
Esperanza destruida es causa de tu indecisión.
Intenta recordar todo, lo pido a gritos, ¡por favor!
Mente, sin lugar a duda no eres más que una demente.
Espera como poco a que se frene este frío corazón latiente.
Repetiré esta petición hasta que mis recuerdos me regreses tú.”

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Espinas…

El ser humano… Un ser inconformista por naturaleza; un ser que todo lo quiere, que todo lo desea, desde lo más insignificante a lo más grande.

Hombres y mujeres siempre intentando lograr lo que no puede ser nuestro, siempre anhelando suspiros que no nos pertenecen, siempre pretendiendo creer que algo tan volátil como el amor nos corresponde por derecho.

¿Qué podemos hacer cuando se nos escapa lo que ansiamos de entre los dedos? ¿Cómo evitar que nuestro corazón, que ya está en otra persona, se esfume dando un portazo? ¿Cuántos pasos dará esta vez aquel a quien queremos para llegar a los brazos de otro?

Celos… ¡Celos! Malditos celos… Desgarran el alma, matan los sentimientos y nos engañan por dentro. Nos hacen pensar que lo que tenemos en el interior es un fuego voraz cuando en realidad lo que hay es una inmensa cueva de hielo letal. La desconfianza aumenta nuestra locura, nuestra paranoia susceptible a cualquier leve prueba que corrobore nuestras sospechas. Entonces apretaremos los puños sin saber siquiera qué hacer con nuestras manos. ¿Daremos golpes? ¿Escribiremos sonetos? ¡Qué más da! ¿De qué serviría montar una escena si al final somos seres impotentes cuando se trata de amor?

¿Y qué pasa cuando nos callamos esa venenosa hiel, cuando fingimos estar dormidos o no enterarnos de lo evidente? Al final acabaremos perdiendo aquello que tanto luchamos por mantener. ¡Cuánta rabia! Si antes los celos nos pudrían el corazón, ahora será el engaño el que nos parta el alma.

Otra historia muerta, otro romance fallido, otra estrella pulverizada al entrar en contacto con mi atmósfera. ¿Buscar? ¿A quién? ¿Para qué? Y aún más importe… ¿por qué? Porque el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y, como ya dije antes, es inconformista por naturaleza…

El amor es una rosa hermosa hasta que los celos le siembran espinas.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Botellas…

No hace mucho pensaba que la soledad era algo corriente en mi día a día, que todo el mundo se organizaba por continentes mientras yo me encontraba sola en mi isla, en ese pedacito de tierra conocido como “Gaherrsa”, tras tanto naufragar.

Pensé hacer de ese minúsculo atolón mi fortaleza, un lugar al que no me llegaran más piedras, pero no me dí cuenta de que cuanto más alto lo hacía más sola estaba, menos luz me llegaba, y no era capaz de sentir nada más que desesperación.

Me asustaban las tormentas que había fuera, me escondía de las altas olas que rompían contra mi bastión, mas no podía seguir ahí y por ello quise, un buen día, abrir las puertas del torreón…

Al principio, las previsiones meteorológicas eran horripilantes. Veía catástrofe y quise volver a mi encierro… hasta que entonces la vi ahí, ocupando una insignificante porción de arena… Era una botella cubierta de algas con una carta para mí.

Eché una mirada de incredulidad al recipiente para después apresurarme a desenrollar el papel con las manos temblando de la emoción. Puede que para algunos, acostumbrados a verse rodeados de amigos, algo así no signifique absolutamente nada, pero para mí aquello fue el surgimiento de un nuevo universo y fui testigo de cómo mi islote se ampliaba a pasos agigantados gracias a aquella carta.

A mí, a la poca cosa que era, una persona angustiada por buscar y no encontrar, un ser tan iluso cuya alma se ahogaba en un mundo que no comprendía… de pronto se me dijo que las yemas de mis dedos no debían cansarse nunca de teclear, que por dentro estaba llena, que cruzando el charco había alguien esperando por aquello yo tuviese que decir…

¡Amigo de letras, amigo de luchas y búsquedas, amigo del alma! Nunca podré agradecerte lo suficiente esas botellas de cristal que me han hecho convertirme en continente y aprender a nadar.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Anónima…

¿Por qué ocultar mi nombre? ¿Por qué omitir mi identidad? ¿Por qué usar un apodo?

No lo sé… Puede que sea para que la gente que conoce mi nombre no se asuste ante lo que pienso. Quizá sea para encontrarle una salida a todo esto que llevo por dentro y que no sea descubierto por aquellos que creen conocer los motivos por los que existo. Tal vez sea para no defraudar a las personas que me insertan sin preguntar en un modelo plastificado e inmóvil…

No lo sé… Sólo soy consciente de que ésta es mi forma de huir, de garantizarme un futuro, de no explotar en medio del mundo. Quiero establecer una diferencia entre mi “yo material” (el del nombre y apellidos, el de la sonrisa pintada en la cara, el de las ideas calladas…) y mi “yo interior” (el anónimo, el involuntariamente pesimista, el que quiere decir cada frase que pasa por su mente sin temor al “qué dirán”…).

En el anonimato soy quien quiera ser: una sirena oteando desde la playa el horizonte, un hada madrina que ha perdido su varita, una blancanieves que no cuenta enanos sino estrellas, una cenicienta eligiendo mil zapatos o una bella durmiente despierta en su mundo de fantasía. No tener identidad me da alas, me da fuerza para expresarme, consigue que flote por encima de lo mezquino y que no vuelva del País de Nunca Jamás.

No soy un maniquí hueco, puesto que tras la fachada tengo mis sentimientos. No soy ningún modelo ni sigo patrones de comportamiento. Como decía Ortega: “Yo soy yo y mis circunstancias“. Puede que con el tiempo tenga el valor suficiente de plantarme ante el mundo y demostrar por fin quién soy. Mas por el momento… ¿Qué soy sino un peregrino, sin nombre, ni origen, ni destino, que sólo sabe caminar en busca de libertad?

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Hablando sola…

Y es en este momento cuando vuelvo a recurrir a la vieja amiga que ayer aparqué, justo cuando los nuevos se han abrasado con las llamas de la envidia, al salir todos los defectos y verdades a la luz.

¿Cómo es posible que una persona se coma una manzana podrida todos los días? ¡Cuán amarga llega a ser la inocencia al alcanzarte las pedradas lanzadas por los miembros de un mundo en decadencia! Resulta curioso imaginar que este lugar fuese alguna vez un paraíso donde no existía el mal. Ahora, para que vuelvan a renacer sonrisas verdaderas, hacen falta mil milagros y algo de voluntad. ¿Y cómo conseguir voluntad hoy en día, si te obligan a asentir y a negar según la conveniencia del rival? ¡Qué extraño silencio encadena a la exultante libertad! Pero… ¿es esto verdad, o es ficción? ¿Por qué se impone lo malo y peligran la bondad y el amor? ¿Por qué resucita el miedo mientras muere la compasión? ¿Por qué se hundió el valor de ir con la cabeza alzada? ¿Por qué, por qué…? Otras miles de preguntas sin resolver. Hallar la respuesta es lo que quiero, pero siempre aparezco en ese inmenso ruedo donde el toro de la mentira me atraviesa sin cesar con sus afilados cuernos de burla y de maldad.

Plegarias que no son escuchadas se evaporan en el aire y no las respira ni el contaminado sol. ¿Cuántas más habrá que hacer? ¿Cuánto tiempo me queda por llorar? Lo que tire yo hoy… ¿lo recogerá alguien mañana? ¿Y si lo que arrojo es mi exterminado corazón? ¿Se lo llevará alguien para repararlo o simplemente seguirá jugando con los añicos cual puzzle desmontado?

¡Qué de golpes! ¡Qué de palos para un ser que se está desmoronando, que se está quedando sólo, que ya está hecho pedazos…!

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Azul marino…

Hay veces en que el corazón flaquea, que el poderoso sentimiento que este padece se cambia por otro mucho más mayor. ¿Se puede odiar y querer al mismo tiempo? Quizá el odio sea una manera de amar, dado que si “odiamos” a una persona, ese burbujeante ardor grabará en nuestra memoria la imagen de nuestro “rival”… ¿Y qué mejor forma hay de querer que recordar? Porque, si uno recuerda, significa que aquel recuerdo es importante para él, ¿o no? La rivalidad hace aumentar la creatividad con la venganza o la competición, mientras que el amor hace volar a un anclado corazón.

El fragmento que os pongo ahora muestra como hace algún tiempo yo experimenté la otra cara del cariño. Cómo yo me arrastraba para besar las pisadas que, más tarde, el mar borraría con oleadas de cruel hiel.

“Huelo la sal de tu mar de caricias.
Veo las olas de tu océano de silencios.
Toco las gaviotas que se llevan tus peces.
Siento deseos de nadar contigo siempre.
Crezco pensando en dulces sueños.
Amanece en el azul horizonte.
Vago por tus vagos recuerdos,
Recorro las costas de los lejanos olvidos.

Laguna negra que el sol no toca,
mañana el frío la convertirá en terrible hielo.
Más fácil será de romper
si tú ahora la pisas.
Orgullosa estatua de fuerte piedra,
incluso tú puedes ser destruida.
Un golpe pequeño te devuelve a los cimientos,
un golpe mortífero te convierte en escandaloso silencio.

Contágiame algo de tu alegría,
pues los barrotes de mi celda
a oscuras dejaron mi vida.
Saladas son mis lágrimas,
azul el intenso mediodía.
Perdí mi mar,
Perdí mi cielo,
Perdí la mano que me levantaba de mis caídas.
Acantilado desgarrado,
desde tu altura ahora mi soledad lanzo”.

Porque la vida es un sueño y los sueños no son verdad. Porque lo real tan sólo causa tristeza, la vida es amargura y nada más. Por tanto, si la desesperación no es forma de vivir… la vida es un sinvivir y una tremenda contradicción, pues la vida es muerte, y el odio es amor.

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Volviendo de Barcelona…

Ardiendo se va el sol. Sus últimos rayos iluminan los rastros que dejaron las lluvias de hace dos días al caer sobre el cristal. Poco a poco desaparece la luz y se hace el silencio. Hay un ambiente tranquilo con una pequeña corriente de aire circulando por todo el vehículo.

Puedo contemplar mi reflejo en la transparencia de la ventana. Un rostro frío es el que me devuelve la mirada y se clava en mis ojos de avellana quienes, vacíos, se van tornando a negro. Rehuyo mi propio ataque y me fijo en el verde exterior. Así acabo concentrándome en el fondo del paisaje y veo un diminuto pueblo del que sobresale la torre de una iglesia. Será una tontería, pero me pregunto si la persona a quien espero estará ahí, recibiendo los mismos rayos de sol que yo, vislumbrando el cambio de azul a amarillo que hace el cielo, despidiendo la estela de mi tren…

No sé quién es ni dónde está. Tan sólo quiero estar con él el resto de mi vida, decirle “te quiero” cada día y aprovechar mi estancia en este mundo para perderme en sus ojos todo el tiempo. Deseo agarrar su mano, tirarme junto a él por las pequeñas colinas que ahora observo desde mi vagón, aturdirme por culpa de su infinita sonrisa, de sus besos… respirar su aroma como si fuese tan necesario como el oxígeno, tartamudear ante una simple mirada suya, que se me desboque el corazón con que sólo pose uno de sus dedos sobre mi piel… Levantarme cada mañana y retener en mi mente su imagen dormida yaciendo entre las sábanas, la lenta subida y bajada de su pecho, su rostro de ángel, su cuerpo de Narciso…

Ignoro quién es el chico de mis sueños, pero ansío que aparezca para poder entregarle mi vida entera…

Gaherrsa…

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

[Topo…]

En ocasiones siento un vacío enorme, un agujero tan aterrador que es capaz de engullir toda mi autoestima. Me flaquean las fuerzas, me tiemblan las manos, pierdo la consciencia y por dentro inicio mi llanto… Es como si fuese de luto, gritando y rabiando contra todo y por todo, arrancándome el velo oscuro de la cara y maldiciendo a todo ser superior por estar sola; el bajar de las escaleras se asemeja más a subir una cuesta con una montaña de problemas en la joroba.

Y es que… ¿para qué coger una mochila? ¿podría quedarme con algo de todos mis años de vida? ¡qué pregunta más estúpida cuando sólo estoy deseando quitarme memorias, pensamientos y recuerdos de la cabeza! Quiero hacer de mi mente un borrón, eliminar todo ese barullo que colapsa casa uno de mis sentidos.

Pero… ¿qué más da? Los errores del pasado ya no se pueden enmendar. Quizá consigamos pretender que nada ha sucedido, mas en nuestra mente todo permanece. Nuestro interior es nuestro propio diablo y nuestra conciencia es ese malévolo tridente que retuerce nuestras entrañas y nos ensarta vilmente para después abandonarnos en el ardiente fuego del dolor. Ojalá se nos hubiese permitido ojear el guión de nuestras vidas justo antes de nacer, haber podido actuar como actores, rechazando interpretar un papel que no nos llenase, que no nos emocionase… Sin embargo, toda existencia conlleva una inmensa serie de complicaciones, sin excepción alguna. La cuestión es… ¿podremos encontrar la felicidad entre tanto caos?

Os dejo aquí un pequeño diálogo de mi libro “Anteros“, el primero que empecé a escribir. ¿Qué pensáis?

<< Salvador miró a Sara sin decir nada, mas en sus ojos poco a poco quedaron delatadas todas las dudas e interrogantes que él se moría por formular.

– ¿Por qué sigues aferrándote al ayer? – preguntó finalmente a la chica.

– ¡Porque es lo único que tengo! Es ahí donde me quedan los recuerdos de aquellos a los que quiero, de donde saco toda mi experiencia…

– Sin embargo – interrumpió –  esa parte de tu vida tan importante para ti es la que no te deja avanzar. Estás totalmente anclada a las cosas que te salieron mal, a los amores que te rompieron el corazón. Los recuerdos de tus seres queridos te ayudan a seguir hacia delante, ¡pero tú estás inmóvil!

– El pasado es lo único que me vincula a este mundo dado que, por el momento, no tengo ni conozco un futuro que me motive a continuar con mi propia historia. ¿Lo entiendes?

– Lo único que entiendo es que ese es el motivo por el que no tienes futuro.

Sara abrió la boca pero no supo qué contestar. ¿Qué se suponía que debía hacer?¿Partir en busca de un destino el cual, probablemente, estaría repleto de tanta o más desesperación que en el pasado? Su miedo a equivocarse, la incertidumbre ante lo desconocido… Eso era lo que le retenía y no se daba cuenta de que en algún momento debería imitar a los topos para que, aunque fuese a ciegas, lograse salir del subterráneo y arriesgarse a asomarse tímidamente al mundo exterior. ¿Cuándo sería ese momento? >>

Gaherrsa…

Publicado en Anteros, Libros | Deja un comentario

[La nana de los Oneiros…]

Esta nana, cuya melodía navega continuamente por mi cabeza, está dedicada a una bebé muy especial, como lo es la hija de una amiga mía. Está incluida en uno de mis libros, el segundo que empecé a escribir llamado “Eros”.

El misterio del título de esta nana es que los Oneiros eran las divinidades griegas del contenido animado de los sueños y siempre me ha gustado mucho la mitología griega y romana porque tiene nombres y dioses para todo.

No llores, mi niño.
Te voy a llevar
a la tierra de ensueño
que voy a crear.

Bailando las olas,
el sol deslumbró
con estrellas aladas,
que hasta el mal se quebró.

Las nubes del techo
no saben a sal.
Digo que te quiero
y me lo pides cantar.

Al galope gateas,
y el otoño acabó.
La nieve azorada
a ti te siguió.

Tu caballo de heno
volará por el cielo
en un verano de hielo
de tu mundo pequeño.

La luna traviesa
ahora quiere jugar,
mas de madrugada
tú debes soñar.

No llores, mi niño,
que te voy a llevar
a la tierra de ensueño
que te has puesto a idear.

¿Qué os parece?

Gaherrsa…

Publicado en Eros, Libros | Deja un comentario

Vacía…

¿Realmente es posible sentirse solo entre tanta gente? ¡Y pensar que estoy rodeada por una inmensa marea de personas pese a que voy a contracorriente todo el tiempo! No creo posible que no se pueda encajar de alguna manera en este mundo. Debe haber algo que caliente el planeta Tierra, que no nos haga ser unos simples entes que caminan por inercia de un lado para otro, que nos impulse a dejar de mirar nuestro propio ombligo para empezar a preocuparnos por los demás.

Cuando miro a mi alrededor y me pregunto si me encuentro en un desierto, no lo hago por ver arena, sino por no percibir ninguna clase de sentimiento. Todo está formado por el materialismo y la búsqueda del bienestar personal. Estamos tan cerca de los demás… pero tan lejos de su corazón…

Al escribir, una parte de mí se desahoga, otra abandona ese ritmo frenético de querer hacer tropecientas cosas a la vez, y la última se desespera al ver que no hay respuesta. ¡Tanto gentío y nadie se para a echar un vistazo a estas palabras…! Sé que la culpa es mía al pretender hacer algo relevante o digno de atención, pero no puedo evitar que nazca en mi interior la ilusión de compartir con alguien más que no sea yo misma todo lo que pienso y pasa por mi mente.

Me encuentro hueca, sin nada que ofrecer, nada de valor que pueda interesar aunque sólo sea por cotillear. Por mucho que procure decorar y repintar mi universo, éste nunca será perfecto o merecedor de admiración. Da igual lo mucho que retoque la foto porque el paisaje seguirá siendo tan seco… tan frío… tan estéril… Y de pronto me surgen las ganas de echarme a llorar por ser tan sumamente inútil, por ser incapaz de hacer que mis manos sirvan para algo y darme cuenta de que estoy sola en el barco.

¿Por qué crear canciones, por qué componer versos, por qué utilizar las palabras si cuando nadie las lee no sirven de nada? En la infinita noche de este día me sigo sintiendo vacía…

Gaherrsa…